Sopa de pollo | Receta casera

por Bea

 

 

Cuando hablamos de sopa de pollo, nos viene enseguida a la mente recuerdos de la infancia de cuando las madres y abuelas preparaban tan suculento manjar y pareciera que la sopa de pollo servía entonces para todo, para curarte de un catarro, para reconfortarte tras una larga y dura jornada, para alimentarte que daba gusto, pero sobretodo para sentir y disfrutar el calor y el olor de la comida casera de tu hogar.

En casa somos muy de sopas y os diré que esta sopa de pollo en particular entró en mi casa ya hace mucho tiempo para quedarse y sobretodo para trasladarnos aquellas maravillosas sensaciones que se quedan grabadas hasta en lo más profundo del alma.

Ya sabéis que unos somos más de cuchara que otros y he de decir que en casa tanto a los niños como a mi nos encanta la sopa en todas sus versiones. No solo la sopa de pollo, también nos encanta la de sopa de verduras y por supuesto la sopa resultante de preparar el cocido madrileño.

Preparar una buena sopa a priori no tiene complicación alguna, el éxito del resultado final va a estar profundamente ligado a la calidad de los ingredientes que utilices para preparar el caldo. Como siempre os digo, cuanto mejor sea la calidad de la materia prima, mejor será el resultado y final y por ende, mayor el disfrute a la hora de comer y mayor disfrute también para todos los sentidos.

Todos los inviernos procuro tener reservas de diferentes caldos en el congelador para que, en cualquier momento que se nos antoje, preparar una rica y reconfortante sopa. Es bastante habitual que si preparo alguna sopa para cenar, el segundo plato sea croquetas, bien de pollo y si no las preferidas de mi casa, croquetas de cocido.

Y como la base de la sopa de pollo es el caldo de pollo resultante de la cocción de todos los ingredientes, deciros que este caldo lo podéis utilizar, además de para preparar sopa, para preparar risottos, salsas, cremas de verdura y un sin fin de recetas que preparadas con este caldo se elevan a la máxima potencia. Y ahora sí, vamos con la receta…

Sopa de pollo | Receta casera

RECETA DE SOPA DE POLLO:

INGREDIENTES:

  • 2 puerros
  • 3 zanahorias
  • 1 patata
  • 1 cebolla
  • 1 rama de apio
  • 1 carcasa de pollo
  • 2 contramuslos de pollo
  • 1 pechuga de pollo
  • agua
  • sal
  • fideos para sopa

ELABORACIÓN PASO A PASO:

  1. Comenzamos pelando las zanahorias, la cebolla y la patata. Limpiamos bien los puerros retirándoles las primeras capas y cortándolos a lo largo sin llegar al extremo. De esta manera facilitaremos su lavado y nos aseguraremos de que no queda ni rastro de tierra. Lavamos también la rama de apio y entonces agregamos todas las verduras a una cacerola grande.
  2. Lavamos la carcasa de pollo y retiramos cualquier posible resto de vísceras o sangre.
  3. Quitamos la piel a los contramuslos y a la pechuga si la tuviera y añadimos tanto la carcasa como el resto del pollo a la cacerola donde tenemos las verduras.
  4. Cubrimos todo con agua y añadimos un poco de sal. Es conveniente no agregar demasiada sal ya que si guardamos caldo para otras preparaciones, siempre va a ser mejor que éste no contenga mucha sal y se la agreguemos según demande la preparación.
  5. Ponemos la cacerola a fuego fuerte tapada y cuando comience a hervir bajaremos el fuego hasta la mitad. Dejaremos que cueza todo junto entre 2 y 3 horas. Iremos desespumando y desgrasando según lo vayamos viendo.
  6. Colamos el caldo y añadimos un puñado generoso de fideos, estrellitas, letritas etc…por persona. En este momento es cuando rectificaremos de sal el caldo de pollo.
  7. Servimos la sopa de pollo acompañada de patata, zanahoria en rodajas y pollo desmigado.

Sopa de pollo | Receta casera

ALGUNAS ACLARACIONES:

  • Si preparas la sopa el día anterior, guárdala en la nevera y te resultará mucho más fácil retirar el exceso de grasa al día siguiente.
  • Cuando vayas a preparar la sopa de pollo añade los fideos o la pasta elegida únicamente a la parte del caldo que vayáis a consumir.
  • Congela el resto de caldo de pollo en tapers  o en bolsas de zip y en cantidades no muy grandes, para que puedas utilizarlo como te comentaba al principio, para preparar salsas u otras elaboraciones.
  • Los huesos de la carcasa de pollo tienne colágeno que  aportará más cuerpo al caldo.

También te puede gustar...

2 comentarios

Sharon 16 de febrero de 2024 - 13:44

Es la misma receta que hago! para que veáis cómo está de buenísimo, cuando vienen amigas de mi hija (12 años) y sus primitos (12) me preguntan si tengo caldo! Soy como la letra de la canción de la Bandini, “siempre tengo caldo en la nevera” !! y por lo visto tiene mucho colágeno! Gracias por todas tus recetas, por refrescar y añadir recetas e información útil a tu blog! un abrazo!

Contestar
Bea 16 de febrero de 2024 - 21:58

Hola Sharon, cocinar para los demás de compartir trocitos de felicidad y eso es evidentemente lo que han sentido las amigas de tu hija cuando han probado tu delicioso caldo, por eso te lo piden como si fueras la Bandini, que siempre tiene su caldo listo :)) Gracias a ti por tu mensaje y por estar ahí, estás en tu casa…

Contestar

Deja un comentario o haz una pregunta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). ACEPTAR COOKIES Más información

Descubre más desde Corazón de Caramelo

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo