Publicado el 8 comentarios

Albóndigas con tomate | Receta casera

Hoy vengo con una de esas recetas facilitas y muy resultonas. Las albóndigas con tomate le gusta a todos en casa, en particular a los niños y la verdad que después de lo aburrido que me resulta formar las bolitas con la carne (es una tarea que me aburre a más no poder), da gusto verles comerse este plato con tantas ganas. Aunque a mí particularmente me gustan más las albóndigas en salsa que os mostré hace ya algún tiempo, pero es cierto que para variar un poco me gusta preparar este plato para sentarnos todos juntos para disfrutar de él.
Además quiero compartir con todos vosotros el secreto para que las albóndigas resulten jugosísimas y no se queden como auténticos proyectiles tras la cocción.

Una cosa que hago siempre es preparar las albóndigas con carne de ternera 100%. Se que hay muchas personas que mezclan una parte de carne de ternera y otra parte de carne de cerdo para preparar las albóndigas pero ya sabéis que no soy muy fan de la carne de cerdo (con algunas excepciones como la mayoría de los fiambres como el jamón, el lomo, el chorizo, el salchichón…).
Y como os comentaba al principio del post, el secreto para que las albóndigas se queden jugosas es la mezcla de huevo, leche y pan con la que preparo previamente la carne. Os animo a que la próxima vez que hagáis las albóndigas las hagáis de la misma manera y me contéis qué os han parecido 🙂
Así que todo el mundo a preparar estas albóndigas con tomate, si te ayudan a hacer las bolitas mejor, pero si las vas a hacer tú solo o sola, ponte buena música, sírvete una copita de vino y disfruta de la cocina porque cuando estás preparando cualquier cosa para la gente que quieres cualquier tarea se transforma en ilusión.

Receta de albóndigas con tomate:

INGREDIENTES: (Para 4 personas)

  • 700 gr. de carne de ternera picada (puedes poner una parte de carne de cerdo)
  • 1 huevo
  • 100 ml. de leche entera
  • 1 rebanada de pan de molde
  • sal y pimienta
  • perejil picado
  • 100 gr. de harina
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 2 dientes de ajo
  • 6 tomates escaldados, pelados y sin semillas o bien un bote grande de tomate triturado en conserva
  • Aceite de Oliva virgen extra
  • 1 hoja de laurel

ELABORACIÓN:

  1. En un bol batimos el huevo con una cucharadita de sal, un poco de pimienta negra molida y un puñado de perejil picado (yo no le pongo ajo a la carne, prefiero ponérselo a la salsa). Añadimos la leche y la rebanada de pan de molde a la que recortaremos los bordes previamente. Mezclamos bien todos los ingredientes y añadimos la carne. Removemos bien todo hasta conseguir que toda la carne se impregne de la mezcla por igual. Tapamos el bol y dejamos reposar en la nevera durante 30 minutos aproximadamente.
  2. Mientras la carne está macerando, vamos a ir cortando la verdura para después rehogarla. No hace falta que la cortemos muy pequeñita (tampoco en trozos gigantes) ya que después trituraremos la salsa. Cortaremos la cebolla, los dientes de ajo y las zanahorias y reservamos todo en un plato.
  3. Comenzamos ahora a formar las albóndigas. Haremos bolas del tamaño de una pelota de ping pong .
  4. Tras formar las albóndigas las vamos a ir pasando por harina, retirando el exceso ya que solo queremos que se impregnen de una capa más bien fina. Esto ayudará a sellar nuestras albóndigas a la vez que aportará el espesor justo a la salsa.
  5. En la misma cacerola donde vamos a cocinar las albóndigas echamos un buen chorro de aceite de oliva y cuando esté caliente vamos a ir dorando las albóndigas. No dejaremos que se frían por completo, únicamente queremos sellar la carne y que la costra tostada aporte un agradable sabor. Vamos sacando las albóndigas según veamos que estén doradas por todas partes y las reservaremos en una fuente.
  6. En el mismo aceite que hemos dorado las albóndigas vamos a rehogar las verduras que teníamos reservadas. Añadimos un poco de sal para que las verduras suden un poco y cuando comiencen a tomar color añadiremos las albóndigas que teníamos reservadas. Agregaremos también los tomates pelados y troceados o bien el bote de tomate triturado junto con una hoja de laurel y dejaremos que se cocine todo junto y a fuego bajo durante 25-30 minutos aproximadamente. Iremos removiendo de vez en cuando las albóndigas para evitar que la salsa se pegue en el fondo de la cacerola.
  7. Sacamos las albóndigas de la salsa y las dejamos reservadas en una fuente. Trituramos la salsa con ayuda de la minipimer o con un robot de cocina y cuando la salsa esté finamente triturada añadiremos nuevamente las albóndigas. Rectificamos de sal y pimienta y espolvoreamos un poco de perejil picado fresco o seco por encima de las albóndigas.
  8. Servimos las albóndigas con tomate acompañadas de arroz blanco o de unas ricas patatas fritas en aceite de oliva virgen extra.

Algunas aclaraciones:

  • Como te comentaba puedes hacer las albóndigas con tomate con una mezcla de 505 de carne de ternera y 50% de carne de cerdo.
  • Si al rectificar la salsa de sal y pimienta observases que ha quedado un ligero toque de acidez producido por el tomate, agrega 1/2 cucharadita de azúcar y verás como la acidez se corrige casi por arte de magia.

8 comentarios en “Albóndigas con tomate | Receta casera

  1. Pero que fácil parece todo viniendo de ti Bea! Me encanta como lo explicas, parece tan sencillo y delicioso a la vez….que estoy deseando ponerme manos a la obra. Sobre todo por el ambiente que has creado en mi imaginación con esa copita de vino y música de fondo…así, sí que apetece cocinar. Un besazo amiga!

    1. Hola Carolina guapa, jeje es que en la cocina se puede disfrutar doblemente cocinando, todo es la predisposición y la ilusión que le pongamos a las cosas 🙂 Me alegra que te haya gustado la recetita, ya me contarás si las haces qué te han parecido ¿vale? Un beso fuerte!

    2. Yo suelo hacerlas cocidas con un poco de aceite y sal también. Amo este tipo de recetas de albondigas y por cierto tienen una pinta deliciosa.

      1. Muchas gracias por tu consejo y muchas gracias por tu mensaje 🙂 un beso!

  2. Bea, ¿qué pieza de carne de ternera me recomiendas para esta receta?
    Gracias guapa!

    1. Hola Silvia lo mejor es que compres una buena carne de ternera y con poca grasa. No te preocupes porque gracias a la mezcla de pan, leche y huevo las labóndigas quedarán de lo más jugosa. Un beso!

  3. Hola Bea,
    En casa también les gustan mucho. Las suelo cocinar en salsa pero la próxima vez voy a probar tu receta.
    Te quería preguntar si al freír las albóndigas el aceite tiene que cubrirlas o solamente es necesario que cubra la base de la cacerola.
    Un besazo,

    1. Hola Mari Carmen, ya verás como les encantan. Respecto a tu consulta no es necesario que el aceite cubra las albóndigas. Añade 1,5 cm de aceite a tu cacerola y ve dándoles la vuelta. Ya me contarás qué tal. Un beso fuerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.