Publicado el Deja un comentario

Receta de mona de Pascua y de pan quemado

Estamos muy cerquita ya de la Semana Santa y por fin este año me ha dado tiempo a compartir con todos vosotros la receta de mona de Pascua y de pan quemado que llevo haciendo ya desde hace años y que por unas cosas o por otras no había tenido ocasión de publicar todavía. Aunque lo mío no son las manualidades y el hacer figuritas está fuera de mi control, he puesto todo de mí y he creado varias monas de Pascua con distintas formas para que podáis sorprender a vuestros familiares y amigos. Os recomiendo además que si tenéis niños en casa les hagáis participar dejándoles que den la forma que más les guste a la masa, ya que es una actividad muy divertida para ellos y tanto el teñir los huevos de colores como trabajar la masa con distintas formas de animalitos, es para ellos una actividad de lo más divertida. Además pienso que compartir momentos en la cocina con los niños es de lo más bonito y gratificante que hay. Pero hablemos un poco de qué son las monas de Pascua, su origen y el motivo por el que es habitual decorarlas con verdaderos huevos cocidos.

La mona de Pascua la regalaban tradicionalmente los padrinos y madrinas a sus ahijados el domingo de Resurrección para consumirla generalmente el lunes de Pascua toda la familia junta en alguna salida al campo. En este momento ya se termina el tiempo de Cuaresma en el que muchos alimentos estaban prohibidos como es el caso de la carne, los lácteos y los huevos. Así es por lo que se le insertaban verdaderos huevos cocidos para romper el ayuno de ese tipo de alimentos.
La mona de Pascua solía tener forma de rosca y sobre ella se insertaban tantos huevos como años tenía el niño hasta que al cumplir los 12 años, le colocaban un huevo extra ya que éste era el último año que recibiría esta dulce tradición. Es una tradición principalmente de Cataluña, Valencia, Baleares y Murcia aunque cada vez se está extendiendo a más lugares de la geografía española.


Tradicionalmente los huevos que se colocaban en las monas de Pascua eran huevos previamente cocidos. En muchas ocasiones estos huevos se cocían junto con diferentes verduras con el único objeto que el agua de la cocción coloreara la cáscara del huevo, aportando así un bonito y original colorido a la mona de Pascua. Más adelante los huevos fueron sustituidos en muchas ocasiones por huevos de chocolate, organizándose además concursos para lograr hacer la mejor y más vistosa mona de Pascua, concursos en los que los pasteleros tratan de lucirse y dar lo mejor de sí.
Yo he decorado las monas de Pascua con huevos de gallina coloreados con colorante vegetal alimentario por lo que si optas por esta opción no tengas reparo  si observas que la masa se tiñe ligeramente. Únicamente asegúrate de que el colorante que emplees sea de uso alimentario y a partir de ahí prueba con la combinación de colores que quieras para crear unos vistosos huevos que harán lucir tus monas de Pascua de una manera muy bonita.
Más abajo, os explico cómo teñir los huevos en casa.

Receta de mona de Pascua y de pan quemado:

INGREDIENTES: (Para siete monas pequeñas, dos medianas o una grande)

Para la masa:

  • 500 g de harina de fuerza
  • 25g de levadura fresca
  • 250 ml de leche tibia
  • 100 g de mantequilla derretida
  • 120 g de azúcar
  • 1 huevo
  • la ralladura de media naranja
  • la ralladura de medio limón
  • ¼ de cucharadita de sal

Para barnizar la masa:

  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de leche

Para decorar:

  • Huevos cocidos
  • Huevos de chocolate
  • azúcar
  • bolitas de colores o fideos de colores

Elaboración:

  1. Disolvemos la levadura en la leche tibia y reservamos.
  2. Mezclamos la harina con el azúcar y a continuación añadimos la leche templada con la levadura, la mantequilla derretida, la ralladura de naranja y de limón y también el huevo. Amasamos todos los ingredientes durante 15 minutos hasta obtener una masa lisa y elástica. A mitad del amasado, es decir a los 7 minutos más o menos añadiremos también la sal.
  3. Ponemos la masa en un bol ligeramente enharinado o engrasado y la dejamos reposar hasta que doble su volumen (dependiendo de la temperatura ambiente tardará entre 45 minutos a 2 horas más o menos).
  4. Mientras la masa está levando vamos a teñir los huevos y para ello lo que haremos será cocerlos previamente en agua hirviendo durante 4 minutos. Pondremos tantos boles o recipientes con agua caliente como colores vayamos a elegir. En cada recipiente con agua añadiremos una cucharada de vinagre y las gotas del colorante elegido. Removemos bien para que el colorante se disuelva e introducimos los huevos durante 5-10 minutos o hasta que observes que los huevos han adquirido el color deseado. Sacamos los huevos del recipiente con agua y colorante y los secamos con cuidado con papel absorbente. Los dejamos sobre la misma huevera para que terminen de secarse hasta el momento de utilizarlos en nuestra mona de Pascua.
  5. Pasado el primer levado sacaremos la masa del bol con cuidado y la pondremos sobre una superficie enharinada. Con la yema de los dedos desgasificaremos un poco la masa y entonces procederemos a darle la forma deseada (de clásico bollo redondo sin agujero en el centro, que recibe el nombre de pan quemado, de tortuga, de cocodrilo, de pato, de trenza, de cordón etc..). Haremos un hueco donde queramos colocar el huevo y dejaremos que la masa leve con el huevo ya insertado en ella. Dejaremos reposar de nuevo la masa hasta que vuelva a doblar su volumen. Este levado tardará menos que el primero por lo que debes estar muy atento para que no se te pasen de fermentación.
  6. Precalentamos el horno a 200ºC. y pintamos toda la superficie de nuestras monas con una mezcla de yema de huevo y leche. En el caso del pan quemado espolvorearemos por toda la superficie azúcar ligeramente humedecida en agua. Espolvoreamos toda la superficie de las monas de Pascua con azúcar o bolitas de colores y las introducimos en el horno. Bajamos entonces la temperatura a 180ºC y dejamos que las monas se cocinen durante 25 minutos o hasta que observes que ya tienen un bonito color dorado.
  7. Sacamos la mona de Pascua y el pan quemado del horno y dejamos que se enfríen completamente sobre una rejilla antes de consumirlos.

Algunas aclaraciones:

  • Para acentuar su sabor puedes añadir una cucharada de agua de azahar a la leche antes de agregársela a la masa.
  • La mona de Pascua y el pan quemado son una masa tipo brioche que recuerda mucho al sabor y textura del Roscón de Reyes. Así que si ya estaba echando de menos ese bollo tan navideño, aquí tienes la oportunidad de oro para volver a saborearlo y además puedes hacer partícipes a los más pequeños de la casa haciéndo que coloreen los huevos y posteriormente le den una bonita forma a la masa.
  • Al ser una masa tipo brioche, es mejor consumirla en el día que hacemos la mona ya que según pasan los días, la masa tiende a secarse mucho aunque si te ocurre esto, no tienes más que cortar rebanadas e introducirlas en el tostador para degustarlas con un poco de mantequilla y mermelada, o bien puedes utilizar lo que te haya sobrado para hacer unas deliciosas torrijas.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.