Publicado el 7 comentarios

Bizcocho de avena y plátano (y los distintos tipos de harina)

Corazón de Caramelo

Hay una riqueza inmensa en lo que harinas se refiere y os animo a que experimenteis con todas ellas porque de verdad, marcan la diferencia en los postres. Normalmente tendemos a hacer tartas, bizcochos o galletas con harina de trigo sin saber que sustituyendo una parte o su totalidad por otros tipos de harina, enriquecemos y de qué manera el postre en cuestión. Se me está ocurriendo que os podría explicar un poco los tipos de harina y para qué se emplea cada uno en repostería. Si no te interesa mucho esta explicación, puedes pasar directamente a la receta. 🙂

A estas alturas seguro que sabéis que la harina es un ingrediente básico en la elaboración de tartas, bizcochos, magdalenas o galletas. Se obtiene de moler diferentes cereales tales como trigo, avena, soja, arroz, cebada, garbanzos, maíz o centeno. Lo que la harina va a aportar a tu postre, principalmente va a ser forma y consistencia.

Las harinas las clasificamos según la cantidad de proteína o gluten que contienen y que va a ser lo que determine su fuerza y por lo tanto su uso concreto en pastelería. Así hablamos habitualmente de harinas flojas, harinas de media fuerza y harinas de fuerza.

La harina floja o blanda (0000) es más blanca ya que está más refinada es la que contiene menos cantidad de gluten (hasta un 9% de proteína por cada 100 gr.). Esta será la que utilicemos en pastelería normalmente en masas que no necesiten contener aire ya que al tener poca cantidad de gluten no son idóneas para atrapar el aire y contenerlo en la masa. Estas harinas por lo tanto no nos servirán para hacer panes por ejemplo, pero sí masas como churros, crepes, gofres, masa quebrada, bizcochos sin levadura o con levadura química tipo Royal (magdalenas, sobaos, plum cakes, brownies o buñuelos). Para estos últimos será necesario batirla, ponerla en un líquido y lo que es muy importante, será necesario añadirle un impulsor químico tipo Royal para empujar la masa hacia arriba ya que como os he explicado, no es capaz por sí misma de atrapar el aire y contenerlo en la masa.

La harina de media fuerza o panificable (00) contiene una mayor proporción de gluten que la anterior ( entre 10 y 11,5 de proteína por cada 100 gr.). La utilizaremos siempre en la elaboración de panes ya que su alto contenido en proteínas hace posible la formación de gluten y por tanto elasticidad. Conseguiremos un buen leudado de las masas sin que éstas pierdan su forma.

La harina de fuerza (000) posee un color más cremoso y una mayor proporción de gluten (entre 12 y 13,5 de proteína por cada 100 gr.). Este tipo de harina lo utilizaremos en productos que requieren amasado y para masas que requieren fermentaciones muy prolongadas y que además estén enriquecidas con grasas y azúcares. Es la ideal para hacer panes y masas hojaldradas y elásticas. Estas harinas cuanto más se amasen mayor elasticidad adquirirán debido al alto nivel de proteína que contienen como os dije en el apartado anterior. Así esta harina es ideal para elaborar masas tales como croisants, hojaldre o el clásico roscón de Reyes.

El conocer los distintos tipos de harina nos ayuda a entender un poco más la repostería y por tanto el comportamiento y reacción de las diferentes masas con las que trabajamos. Ocurre lo mismo con los distintos tipos de levaduras o de azúcares. En siguientes entradas os iré informando de estos ingredientes y otros tantos que utilizamos habitualmente para hacer nuestros postres y que el correcto o incorrecto uso de los mismos hace que tengamos mayor o menor éxito en el resultado final de nuestra receta.

Ahora sí, paso a explicaros cómo he hecho este bizcocho con textura húmeda y con un intenso sabor debido a la mezcla del plátano, la canela y la miel. No es una masa compacta como la de cualquier otro bizcocho ya que al tener una considerable cantidad de copos de avena, estos hacen que se desmigue más fácilmente. Os lo recomiendo definitivamente por su sabor, por su textura y por el gran aporte de vitaminas y fibra que contiene.

DSC02355

INGREDIENTES:

  • 175 gr. de copos de avena
  • 60 gr. de harina de trigo
  • 60 gr. de harina de trigo integral
  • 60 gr. de salvado de trigo o de avena
  • 2 huevos
  • 40 gr. de azúcar moreno de caña
  • 80 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • El puré de dos plátanos
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de levadura química tipo Royal
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 25 gr. de miel

ELABORACIÓN:

  1. Precalentamos el horno a 170º C. y engrasamos un molde alargado.
  2. Empezamos mezclando en un bol, los copos de avena con las harinas, el salvado, la sal, el bicarbonato, la canela y la levadura.
  3. Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que adquiera una consistencia esponjosa y haya blanqueado ligeramente.
  4. Añadimos los huevos uno a uno y esperamos a que se integren.
  5. Añadimos entonces el puré de plátanos, la miel y el extracto de vainilla hasta formar una masa cremosa y homogénea.
  6. Añadimos a la masa anterior la mezcla que teníamos reservada con las harinas hasta que se integren completamente.
  7. Volcamos la masa en el molde que teníamos reservado e introducimos en el horno durante aproximadamente 45 minutos o hasta que al pinchar con un palito, éste salga completamente limpio.
  8. Sacamos del horno y dejamos 5 minutos dentro del molde sobre una rejilla. Pasados los 5 minutos, desmoldaremos el bizcocho con mucho cuidado de que no se nos rompa y dejaremos enfriar completamente sobre la rejilla.

DSC02360

DSC02358

DSC02362

ALGUNAS ACLARACIONES:

  • En la explicación de los tipos de harina habreís observado que en la clasificiación de cada una de ellas he puesto entre paréntesis una cantidad de ceros difrente en cada una de ellas y esto es la forma que tienen de clasificiar la harina en Argentina y otros países de Sudamérica.
  • Es importante que los plátanos estén muy maduros ya que de lo contrario no conseguiremos el sabor que buscamos. Cuanto más maduro esté un plátano, mayor sabor y dulzor aportará a tu bizcocho.
  • Puedes acompañar este bizcocho con nata montada o helado de vainilla, simplemente delicioso.

 

7 comentarios en “Bizcocho de avena y plátano (y los distintos tipos de harina)

  1. Genial explicacion de las harinas, perfecto!!! 🙂 Y el bizcocho una maravilla, sabeis que me recuerda a otro postre americano que ahora no me sale el nombre? es tipo así, mas denso, mas compactado, ains cuando me salga el nombre os lo digo 😉
    Besotes!!!!

    1. Me alegra que te guste Bea, pienso que siempre viene bien saber un poco con qué trabajamos para mejorar nuestros postres que ya que los hacemos con tanto cariño e ilusión mejor si los ingredientes también acompañan. Tienes un pedazo de blog guapa, me encanta! Besotes!

  2. […] gr. de harina floja o de […]

  3. Hola buenas tardes,podría usar otro tipo de harina ,no puedo usar de trigo.
    Un saludo y gracias.

    1. Hola María, claro que sí, sustituye los 60 gr. de harina de trigo por una sin gluten, o bien de las que vienen preparadas o por harina de maíz por ejemplo. Ya me contarás qué tal te sale. Un beso guapa!

  4. HOLA amiga. Por fa una receta q no contenga ni harina de trigo ni azucar ni mantequilla. Grcs.Felicitaciones por tu labor de compartir tus conocimientos asi es que transcendemos en la vida y no pasamos sin dejar nada a cambioo de esta santa bendicion de dios.

    1. Hola Angeles, la verdad es que no soy muy experta en intolerancias y no me atrevo a recomendarte recetas de ese tipo sin contrastarlas, lo que sí te digo es que hay muchos blogs especializados en intolerancias y llenos de cosas muy ricas para que todos podamos comer de todo! Muchas gracias por tus palabras, un beso fuerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.