Publicado el 5 comentarios

Pan de muerto | Receta mexicana

Hace muchos años ya que quería preparar el tradicional pan de muerto mexicano y por fin encontré el momento para hacerlo y sobretodo la receta que me convenciera.
Los días 1 y 2 de noviembre se celebra en México el día de los muertos y es costumbre en algunas regiones colocar altares con ofrendas como flores, licores y comida. Entre estas ofrendas encontramos el famoso pan de muerto, que convierte la ofrenda a los seres queridos que ya no están en toda una fiesta y en todo un deleite para el paladar.
El pan de muerto tiene además una forma característica que lo hace todavía más interesante si cabe, ya que hay diversas versiones respecto a su significado. Así muchos piensan que la bolita que corona el pan en la parte superior representa el cráneo del difunto y las canillas que vemos a ambos lados se colocan para simbolizar sus huesos. Para otros, la cumbre del pan simboliza el corazón de los muertos. Otra versión completamente distinta habla de que las cuatro canillas en forma de cruz son, o bien para designar los cuatro puntos cardinales, o bien simbolizan los cuatro elementos de la naturaleza. Otra versión hace también referencia a las cuatro divinidades prehispánicas: Quetzalcóatl-Camaxtli, Xipetotec, Tláloc-Huitzilopochtli y Tezcatlipoca.

Como os comentaba, llevo años queriendo hacer el pan de muerto ya que me fascina todo lo que tiene que ver con México. Tanto su cultura como su historia y su gastronomía, me han resultado siempre de lo más atractivo e interesante. Y he de decir que no me llevó más de un minuto encontrar la receta perfecta para preparar mi propio pan de muerto, ya que desde el principio tenía decidido que la receta del primer pan de muerto que hiciese la buscaría sin pensarlo en el blog de mi querida amiga virtual Gaby. El nombre de su blog es “Gabriela, clavo y canela”. Conozco a Gaby desde hace años a través de las redes sociales y sin conocerla personalmente, siempre he tenido la sensación de conocerla de toda la vida y es que, no se si os pasa a vosotros también, pero cuando conectas con alguien, hay algo que a pesar de la distancia inmensa que nos separa, parece que cuando hablamos estuviésemos realmente cerca. Y lo que sí que espero es que la vida cruce nuestros caminos de manera personal y no solo virtual, pero de momento me conformo con visitar su magnífico blog que dicho sea de paso está cargadito de recetas todas ellas maravillosas.

Respecto a la receta, os diré que yo he hecho la mitad de cantidad de la que hizo Gaby en su día y es que este fin de semana me ha dado por encender el horno y tenemos la encimera llena de dulces, por lo que pensé que con un pan de muerto para cada uno teníamos más que de sobra. Eso sí, ahora que lo hemos probado me arrepiento de no haber hecho la receta completa.

Y si os estáis preguntando a qué sabe exactamente el pan de muerto, os diré que su sabor y textura se acercan mucho a lo que sería nuestro Roscón de Reyes. Por otro lado no es de extrañar esta cercanía entre un dulce y otro ya que, tanto el pan de muerto como el Roscón de Reyes, son masas tipo brioche elaboradas a partir de harina, huevos, mantequilla y leche y en ambos casos también se les añade aroma o ralladura de naranja lo que les aporta un sabor y aromas realmente maravillosos.

Receta de pan de muerto:

INGREDIENTES: (para 6 panes pequeños o 2 grandes)

  • 500 gr. de harina
  • 75 gr. de azúcar
  • 6 gr. de sal
  • 3 huevos
  • 100 gr. de leche entera
  • 30 gr. de zumo de naranja
  • la ralladura de 1 naranja
  • 15 gr. de levadura fresca de panadería
  • 140 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

Para la decoración:

  • mantequilla derretida
  • azúcar

ELABORACIÓN:

  1. Ponemos todos los ingredientes excepto la mantequilla en el bol de la amasadora y con el accesorio de gancho comenzamos a amasar. Si no tienes amasadora lo puedes hacer perfectamente con tus manos hasta que se integren bien todos los ingredientes.
  2. Cuando veamos que la masa tiene un aspecto liso y sin grumos comenzaremos a añadir la mantequilla muy poco a poco. Esperaremos a que se vaya integrando en la masa antes de continuar añadiendo más mantequilla.
  3. Cuando hayamos terminado de añadir toda la mantequilla y observemos que la masa tiene una textura lisa, elástica y brillante, engrasaremos ligeramente un bol y pondremos la masa dentro de él. Tapamos el bol con un paño de algodón y dejamos que la masa repose durante 1 hora aproximadamente.
  4. Pasado el primer reposo, enharinaremos la superficie de trabajo y pondremos la masa sobre ella. Desgasificamos ligeramente la masa con ayuda de las yemas de los dedos para evitar que la miga tenga grandes alveolos una vez horneada.
  5. Dividimos la masa en 7 partes (una de ellas la utilizaremos para formar los huesitos y la calabera con la que decoraremos el pan) y las bolearemos sobre la superficie enharinada. Esto es, que trataremos de crear tensión sobre la superficie de la bola para que después mantenga su bonita forma redonda durante el horneado. Vamos disponiendo las porciones de masa sobre una bandeja de hornear previamente forrada con papel de hornear o con un tapete de silicona, tomando la precaución de dejar la suficiente separación entre ellas ya que durante el horneado crecerán bastante.
  6. Ahora vamos a formar los huesitos y para ello cortaremos porciones de 10 gr. aproximadamente y sobre la superficie de trabajo formaremos un cilindro. Cuando tengamos el cilindro listo, lo haremos rodar sobre la encimera con ayuda del dedo índice con el único fin de hacer una ligera hendidura sobre la masa. Haremos lo mismo a cada lado de la hendidura central, en total tendremos tres hendiduras en cada huesito. Mojamos ligeramente con agua la superficie del pan donde van a ir colocados los huesitos con ayuda de un pincel y acto seguido colocamos los huesitos que acabamos de formar. Los colocaremos en forma de cruz en cada uno de los panes.
  7. Formaremos así mismo una bolita por cada pan de aproximadamente 10 gr. y las pegaremos en la parte más alta del pan pincelándolo igualmente con un poco de agua.
  8. Tapamos la bandeja y dejamos que nuestros panes leven durante aproximadamente 45 minutos o 1 hora. Tendrán que haber aumentado bastante de volumen.
  9. Precalentamos el horno a 180ºC. e introducimos los panes durante 20-25 minutos o hasta que observes que han adquirido un bonito tono dorado.
  10. Dejamos enfriar los panes sobre una rejilla. Pincelamos toda la superficie de los panes con mantequilla derretida y a continuación los rebozaremos en azúcar.

Algunas aclaraciones:

  • Puedes rellenar tu pan de muerto con crema pastelera, crema chantilly o trufa.

5 comentarios en “Pan de muerto | Receta mexicana

  1. Maravillosos, lo has hecho como si fuera que estás en el propio México, con eso te digo todo. Tus panes lucen profesionales.
    Gracias por confiar en mi receta .
    Besos

  2. Hola Bea! Yo también llevo años intentando tener tiempo para hacer el pan de muerto. Me encanta el roscón de reyes, el brioche… por lo que dices se parece y nos gustará seguro.
    El aspecto es inmejorable. Ese recubrimiento de mantequilla y azúcar…qué rico.
    A ver si este año tengo un huequito.
    Bicos!

    1. Hola Beatriz guapísima 🙂 anímate a hacerlo porque cuando lo hagas es probable que te pase como a mí y te preguntes por qué tardaste tanto en preparar esta maravilla. Sin duda es un pan muy parecido al Roscón de Reyes y a cualquier brioche. Es una masa muy rica en ingredientes y con mucho aroma. Ya me contarás cuando lo hagas 🙂 Un besazo enorme

  3. Muy interesante receta mexicana. Tiene una pinta buenísima este pan. Buen trabajo y un saludo!!

    1. Hola Noelia, muchas gracias por tu mensaje y por tus palabras 🙂 Me alegra mucho que te haya gustado, un beso fuerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.