Publicado el 7 comentarios

Naranjas Confitadas-Receta casera

Naranjas confitadas

Antes de hablaros de las Naranjas Confitadas….¡Felices Fiestas a todos! 🙂
¿Cómo lleváis estos días de reuniones, celebraciones, desayunos especiales, aperitivos con amigos, familiares, compañeros de trabajo, almuerzos interminables y cenas más copiosas de lo que habitualmente estamos acostumbrados el resto del año? A mí, si os digo la verdad me encanta esta época y me encanta sobretodo porque los niños disfrutan como nunca con tantos adornos que hay en cada rincón de la ciudad, en el colegio y también en casa, disfrutan también de regalos mágicos traídos desde lugares mágicos y como yo, disfrutan de ir y venir de una casa a otra, brindando y celebrando que estamos todos bien, que estamos todos juntos y que en la vida lo que de verdad merece la pena es justamente eso…Y aunque materializamos con determinados regalos que estamos en Navidad, para mí el único regalo que de verdad me hace feliz es tener la oportunidad de seguir luchando por mis sueños, de seguir dando amor y de seguir trabajando por ser mejor persona día a día.

Bueno y hecho este balance medio filosófico de lo que es para mí la Navidad, quería dejaros una idea genial para utilizar estas Navidades en vuestros postres.
Hay muchos dulces típicos en Navidad, muchos provienen de la pastelería más artesanal nuestra, como los turrones, mazapanes o el Roscón de Reyes y muchos otros los importamos directamente de otros países como es el caso del Panettone Italiano o el Kugelhopf alemán. En muchos de los casos es muy típico utilizar frutas escarchadas o frutas confitadas como ingrediente de la masa o como elemento decorativo y he de decir que tras haber comprado un montón de veces naranjas confitadas en distintos lugares, os puedo asegurar que el hacerlas en casa difiere y mucho de las naranjas que puedas comprar en cualquier supermercado. Es de las cosas que recomiendo hacer en casa por lo fácil que resulta, por el resultado final que es absolutamente espectacular y porque además, al llevar un alto contenido de azúcar se conservan perfectamente durante un tiempo.

Naranjas confitadas

El caso es que no tenía mucha intención de confitar ninguna fruta estas Navidades más que nada por falta de tiempo, hasta que el otro día me hicieron llegar desde Naranjas Fontestad un cajón con un montón de kilos de preciosas y jugosas naranjas. He de decir que la naranja es una fruta que me encanta, que además está llenísima de propiedades beneficiosas para nuestra salud y que además las naranjas frescas aguantan en perfectas condiciones tanto de sabor, textura y propiedades durante unos días. He cortado algunas naranjas para que veais el espectacular aspecto que tenían después de un par de diás de haberlas recibido… Pero claro, no podía consumir al tun tun tantos kilos de naranjas en una semana y lo que decidí hacer fue por un lado hacer una hermosa jarra de zumo de naranja natural del que disfrutaron hasta los vecinos, algún que otro bizcocho del que publicaré próximamente la receta y como estaréis imaginando el resto lo destiné para hacer Naranjas Confitadas que utilicé por cierto en sendos cursos de Roscón de Reyes y de Panettone Italiano, impartidos en nuestro taller de Corazón de Caramelo. Hubo incluso alumnas que me comentaron que aborrecían la fruta confitada en general hasta que probaron estas naranjas. Os recomiendo que lo probéis, es una receta sencillísima que vi en el blog de Su, de Webos fritos y que me fascinó nada más verla.

Receta de Naranjas Confitadas:

INGREDIENTES:

  • 4 naranjas
  • 1 cucharada de sal
  • 400 gr. de agua
  • 200 gr. de azúcar

ELABORACIÓN:

    1. Lo primero que vamos a hacer es lavar muy bien las naranjas, frotando si es posible la piel con un cepillo destinado a limpiar frutas y verduras. Cuando ya estén bien limpias nuestras naranjas las vamos a cortar en rodajas ni muy finas ni muy gordas con ayuda de un cuchillo bien afilado. También las puedes cortar en gajos, todo dependerá del fin que les quieras dar.
    2. Lo primero que vamos a hacer es quitar el amargor de la cáscara de la naranja y para ello ponemos las naranjas en una cacerola que llenaremos con agua y a la que añadiremos la cucharada de sal. Dejamos que hiervan a fuego medio durante 3 ó 4 minutos y entonces escurrimos las naranjas en un colador. Las aclaramos bajo el chorro de agua fría pero con cuidado de que no se nos rompan las rodajas.
    3. Ahora vamos a colocar de nuevo las naranjas en la cacerola y añadiremos los 400 gr. de agua y los 200 gr. de azúcar y lo llevaremos a ebullición. Dejaremos que hiervan a fuego bajo y sin tapa durante 1 hora o 1 hora y cuarto. No remuevas las naranjas con una cuchara ni con nada ya que de esa manera corres el riesgo de que se rompan. Mueve de vez en cuando la cacerola por una de sus asas para distribuir bien el líquido entre todas las naranjas.
    4. Dejamos las naranjas en el almíbar hasta el día siguiente. Las iremos colocando entonces sobre una rejilla y después de un par de horas que habrán escurrido todo el exceso de almíbar, las guardaremos en la nevera en capas separadas con papel de hornear, o las utilizaremos directamente en la receta que vayamos a hacer. Puedes también optar por no escurrirlas y conservarlas directamente en el almíbar en un tarro en la nevera o incluso también congelarlas (cuando hayan escurrido y envueltas en film transparente).

Receta paso a paso Receta paso a paso

Receta paso a paso Receta paso a paso
Hasta aquí el paso a paso de esta sencillísima receta, más abajo podéis observar el resultado final tras el tiempo de cocción de las naranjas en el almíbar. No me digáis que no son absolutamente tentadoras 🙂

Naranjas confitadas

Naranjas confitadas

¿Sabéis lo que es buenísima idea? Preparar naranjas confitadas y meterlas en un bonito tarro para regalar. Os aseguro que la persona que reciba semejante dulce regalo, os lo agradecerá inmensamente 🙂

Algunas aclaraciones:

  • Como veis es una receta sencillísima de hacer y que nos permite elaborar multitud de otras recetas ya que con las naranjas confitadas no solo aportamos sabor a nuestros postres, si no que también los aromatizamos de una forma delicada y muy tradicional.
  • Para utilizarla en el clásico Panettone Italiano, corta las naranjas ya confitadas en trocitos pequeños y si por el contrario las quieres utilizar en el Roscón de Reyes, coloca directamente las rodajas de naranja confitada sobre la masa del roscón antes de introducirlo en el horno.
  • Puedes utilizar el almíbar que resulta de cocer las naranjas para calar bizcochos o para dar brillo a la corteza de un bizcocho o plum cake.

7 comentarios en “Naranjas Confitadas-Receta casera

  1. Buenos días Bea, ante todo que tengas un Año lleno de Amor y Paz en el que todos tus sueños se vean cumpldos, que sigas disfrutando de la Navidad y muchas gracias por tus recetas, esta de las naranjas confitadas me encanta, pienso hacerla para el roscon de Reyes , pues yo también tengo naranjas cogidas directamente del árbol.
    Gracias de nuevo y un fuerte abrazo.

    1. Hola Julia guapa, muchas gracias por tu bonito mensaje y tus bonitos deseos 🙂 Yo también te deseo a ti mucho amor, salud y un año lleno de sueños cumplidos. Con esas naranjas cogidas directamente del árbol te van a salir unas naranjas confitadas de 10!! Seguro que el Roscón te sale maravilloso además 🙂 un besazo preciosa!

  2. Bea, nuevamente felicidades por las fiestas, lo mejor para el próximo año 2017 y muchas gracias por la exquisitez de naranjas!!

    1. Hola Patricia guapa, muchas gracias por tu mensaje 🙂 que tengas muy feliz año tu también y que veas cumplidos todos tus sueños! un beso fuerte, fuerte.

  3. Esto si que es para hacer ya, totalmente casero, tus postres navideños!!!!!!!!! y no sé porqué yo tenía la sensación que sería mas complicado… Resulta fácil.

    Comparto tu visión de la Navidad, es muy grande.

    Besos

    1. Hola Olga, muchas gracias 🙂 Sí la verdad es que con muy poquito obtenemos fruta confitada que después podemos emplear en un sin fin de postres y platos. Un beso fuerte y feliz año nuevo 🙂

  4. No hay nada como hacer las cosas uno mismo. Aunque lleven más tiempo que ir al supermercado, la calidad y el sabor lo merecen…y el gusto que pasa una diciendo: «lo he hecho yo» 😉 Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.