Publicado el 2 comentarios

Flan de Leche Condensada

Flan de leche condensada

De toda la vida me han encantado los postres de cuchara, desde lo más tradicionales como las natillas, el arroz con leche, los yogures, sobre todo si son caseros y como no, el flan. Me vuelve a pasar por desgracia, como me ocurriera con la receta de las rosquillas de anís, que de bien pequeña sabía hacer flan casero gracias a la fantástica receta de mi abuela, el mejor flan del mundo y sin embargo no conservo ni un solo apunte de cómo lo hacía ella. Aún así he conseguido ir aproximándome bastante a lo que yo recuerdo de aquel postre que tanto me gustaba hacer y por supuesto que tanto me gustaba comer.

Después empecé a investigar y a introducir sabores diferentes, así es como hice flanes de dulce de leche o como los flanes que os traigo hoy. La leche condensada recuerdo comérmela de pequeña a cucharadas, si es que lo de ser golosa a mí me viene de nacimiento, e incluso recuerdo coger los tubos tipo pasta de dientes en los que envasaban entonces la leche condensada, que los tenía mi madre en la despensa y comérmelos de una tacada. Es de esos sabores que empiezas a comer y por alguna extraña razón no hay quien te pare hasta que te terminas el envase en el que está contenido. Un peligro más de la despensa, al menos de la mía 🙂
Los flanes de leche condensada los quería haber hecho hace mucho, mucho tiempo porque estaba segurísima de que me iban a encantar y que serían como los flanes tradicionales, pero con el sabor de la leche condensada. Y efectivamente no me equivocaba ni lo más mínimo. Os puedo asegurar que si aún no los has probado, corras a comprarte una lata de leche condensada porque te pasará como a mí seguro, y no pararás de preguntarte como yo, cómo es posible haberte perdido tantos y tantos flanes como estos por no haberlos hecho antes.

Flan de leche condensada

Ya tenía decidido que los haría cuando me llegó, como todos los meses, la caja de Degustabox y también como siempre, llena de productos de lo más atractivos y deliciosos. Entonces vi que en la caja había un bote de sirope de caramelo que le iba a ir genial a estos flanes para darles un toque final, porque lo que es cierto es que no se puede utilizar como caramelo en sí al ser sirope, pero os aseguro que si no me eché cinco veces del bote de sirope sobre el mismo flan, no me eché ninguna. El resto del bote lo hemos utilizado ayer para comernos unas riquísimas tortitas, que dicho sea de paso me estoy aficionando a ellas peligrosamente. Antes de contaros la receta para que la hagáis corriendo, os quiero facilitar este código G4M8F con el que podréis obtener un descuento en el caso de animaros a recibir vosotros también vuestra caja Degustabox todos los meses, así el precio final será de 9,99€ en vez de 14,99€ (gastos de envío incluidos) para la primera caja de la suscripción. Puedes ver el contenido de las cajas de meses anteriores, así como leer opiniones de otros usuarios en su página de Facebook o Twitter.

INGREDIENTES:

  • 500 ml. de leche
  • 1 bote pequeño de leche condensada
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 4 cucharadas de azúcar para hacer el caramelo

ELABORACIÓN:

  1. Comenzamos haciendo el caramelo y para ello, echamos el azúcar en un cacito y lo ponemos a fuego medio. Dejamos que se disuelva y cuando empiece a tener un tono tostado, lo retiramos del fuego y lo vertemos sobre la flanera o las flaneras, moviéndolas con el fin de que el caramelo impregne la base y las paredes del molde. Reservamos.
  2. Precalentamos el horno a 180ºC.
  3. En un bol batimos juntos los huevos, la leche condensada, la leche y la vainilla. Batimos bien hasta que estén todos los ingredientes integrados.
  4. Vertemos la mezcla sobre las flaneras o flanera y las vamos colocando dentro de una fuente apta para el horno. Añadimos agua con cuidado de que no entre en nuestros flanes y la llenaremos hasta un poquito más de la mitad de cada flanera.
  5. Introducimos la fuente en el horno y dejamos que se hagan los flanes durante 45 minutos aproximadamente, o hasta que al pinchar uno de ellos con un palito o brocheta, ésta salga completamente limpia.
  6. Sacamos los flanes del horno y de la fuente y dejamos que se enfríen completamente antes de consumirlos o de guardarlos en la nevera.

Flan de leche condensada

Flan de leche condensada

ALGUNAS ACLARACIONES:

  • Puedes acompañarlos con un poco de nata montada o incluso con un chorrito de leche condensada.

2 comentarios en “Flan de Leche Condensada

  1. Hola Bea! Una maravilla de flanes! Yo también era de las que me tomaba la leche condensada a cucharadas.. ya después de mayor .. he tenido que contenerme..como es lógico..sino las lorzillas 😉 Pero con tu receta me voy a dar un capricho.. porque yo lo valgo! jeje Estupenda receta y fotos como siempre! Ah! y quiero la receta de las galletitas.. que son muy monas! UN besazo guapa!

    1. Hola Noemi guapa, muchas gracias por tu bonito mensaje 🙂 Me alegra que te hayan gustado los flanes y las galletias no las he hecho yo, no recuerdo ahora mismo que galletas son, marca y demás pero si me acuerdo te lo digo 😉 Un besazo guapa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.